22 Diciembre, 2015 3 min to read

Cantando bajo la lluvia

Category : Consejos de Viaje, Opinion

Eran las 3AM y la lluvia caía como si el mundo fuese a acabarse ahí mismo. Hacía 3 horas que no paraba y en solo un par más teníamos que subir a Machu Picchu.

El solo pensar que no tenía nada de ropa apropiada para un clima así y que íbamos a estar todo el día caminando mojados no me dejaba dormir.

Esa noche no dormí prácticamente nada.

Antes de salir de viaje sabía perfectamente que estaba saliendo para el Valle Sagrado de los Incas en plena temporada de lluvias. Sin embargo por algún motivo en particular decidí que no iba a llevar los viajes y el clima pinterestabsolutamente nada que sea impermeable.

Estando en la ciudad no llevo paraguas, es decir… soy una persona anti-paraguas y prefiero mojarme a andar cargando un elemento en la mano.

Me mojo siempre, absolutamente siempre.

En las vacaciones no iba a ser la excepción pero no contento con eso no solo no llevé paraguas sino que no llevé absolutamente nada que me protegiera del agua.

Es por esto que no podía dormir esa noche. Teníamos que subir si o si ese día y la íbamos a pasar muy mal.

Por suerte al salir el sol la lluvia paró disminuyó su intensidad pero de todas formas estaba ahí.

Compramos unos ponchos de plástico (para mi son bolsas de residuos cortadas) por unos soles y decidimos que con eso podríamos sobrevivir

¿Podríamos haber evitado esta situación?.

Definitivamente.

Lo más interesante es que algunas de las cosas ya las conocía incluso antes de salir, como el pronóstico del clima.

Aquí un listado de las cosas que podrían servirte si tienes dudas sobre como estará el clima, o si este es cambiante, en tu próximo destino:

Controla el pronóstico del tiempo

Aunque parezca obvio, ahora, no está mal siempre consultarlo antes de salir siempre y cuando estemos en una fecha próxima a nuestro viaje.

Guardé una captura de pantalla del pronóstico del clima :)
Guardé una captura de pantalla del pronóstico del clima para Cusco 🙂

 Consultar pronósticos de años anteriores

Si bien con el cambio climático se puede complicar un poco hacer comparativas con años anteriores algunas ciudades, incluso zonas enteras manejan año a año parámetros similares.

Es decir, ya se sabe que en enero es temporada de lluvias en Machu Picchu, que es pleno verano en Buenos Aires y que hace un frío de muerta en Europa.

Es cuestión de cruzar algunos datos para entender un poco más con que nos podemos llegar a encontrar.

Varias mudas de ropa

Si el clima nos juega una mala pasada contar con mudas de ropa de recambio puede ser lo mejor que nos pueda pasar en el mundo.

Nada como ponerse ropa seca después de estar mojado durante un largo tiempo.

Esto también incluye un juego de zapatillas o botas de recambio.

Ropa especializada

De nada sirve prepararnos si la ropa que llevamos no es la adecuada. Si vamos a un lugar con lluvias lo mejor que podemos hacer es llevar ropa impermeable, lo mismo si vamos a un lugar donde pueda nevar.

Con el perdón para los tradicionalistas y los fundamentalistas de la lana hoy por hoy hay telas mucho mejor preparadas para el frío.

Conviene siempre hacerse de prendas que sean livianas pero a la vez funcionales a la situación que vamos a enfrentar.

Algunos agregados

Si el viaje contempla más que actividades al aire libre como acampar o viajar en bicicleta hay algunas cosas que se deberían tener en cuenta llevar:

  • Linterna
  • Toalla de microfibra (son toallas que se secan muy rápidamente, ideales para viajes)
  • Mochila impermeable (de nada sirve la rompa impermeable si todo el resto está mojado)
  • Gorro o gorra con visera (tanto para los rayos del sol como para el agua)
  • Snacks (barras de cereal, nueces, avellanas, etc.)
  • Bolsas con cierre tipo Ziploc (mantengamos el celular seco)
  • Fósforos o encendedores (candela, mechero)
  • Si hay lugar, y muy en contra mío… un paraguas

¿Qué le agregarías a la lista?

Leave a comment